Vacaciones con bebé y descansar es posible

 

Cuando tienes un bebé,  toda tu vida se reinventa, incluso las vacaciones no se libran de esto. Ahora  la palabra “descanso”, toma un nuevo significado.

Antes de ser mamá, descanso era salir a explorar un nuevo lugar, aprovechar el tiempo para hacer lo que más te gusta, buscar destinos emocionantes o ya en el otro extremo pasarte toda una tarde viendo películas, saliendo con amigas y conociendo nuevos lugares de la ciudad.

Cuando eres mamá, descanso significa poder tener un tiempito extra de tranquilidad, de pronto algún tiempo más de sueño y si estás muy de buenas poder comer algo rico con calma. Incluso no tener la presión del cumplimiento de horarios, ya es todo un logro pues no tienes que estar acosando a todo el mundo ni haciendo cronogramas mentales de todas las actividades que tienes que hacer antes de salir todos los días.

Partiendo del hecho que “cuidar a tu bebé las24 horas del día”, es algo de lo que no podrás salir a vacaciones…. en palabras textuales e irónicas  de mi mamá, más o menos hasta que él cumpla los 18 años, aquí les comparto algunas experiencias que me han permitido disfrutar de los dos periodos de vacaciones que he tenido con Sebas y que espero les pueda ayudar a  pasarlas mejor con sus hijos:

  • Vete a la fija con el destino: Por lo menos hasta que el bebé no sea ya un niño que camine por sí mismo, coma solo y entienda que está en otra parte, te recomiendo ir a un lugar de vacaciones en donde puedas mantener muchas de las rutinas que tienes en casa, pero en un contexto diferente. No busques destinos raros, donde esté todo por conocer; por el contrario, es mejor ir a un lugar que ya conozcas y sepas que tiene agua potable, que hay servicios de salud y que cuentas con una buena acomodación y alimentación.

Aquí lo importante es que puedas hacer un plan tranquilo de playa o piscina, que te ayuda a descansar, pero que si tu hijo quiso hacer una siesta de toda la tarde, tú te puedas ir tranquila a la habitación, sin pensar que te estás perdiendo un súper plan.

Nosotros el primer año fuimos a Santa Marta y nos encantó. Un día  por ejemplo, habíamos programado que queríamos ir al acuario, pero ya una vez estuvimos allí vimos que Sebas no lo iba a disfrutar porque él es muy sensible al calor, así que lo cancelamos. Esto no fue drama, simplemente no lo hicimos y seguimos disfrutando del hotel.

  • Escoge Hoteles expertos en planes familiares. Esos hoteles que cuando éramos solteros mirábamos de manera despectiva por estar llenos de niños, bulla y berrinches, ahora se vuelven nuestros mejores aliados, ya que en ellos puedes disfrutar de comodidades y que te atiendan como un rey.

No tienes que pensar en la comida o preocuparte porque tu hijo regó  y está hablando muy duro. Estos hoteles están acostumbrados, saben tratar a los niños, sus empleados te ayudan a estar pendientes de tu hijo y siempre tienen flexibilidad en la alimentación y si tu hijo ya es grande cuentan con recreacionistas.

Nosotros fuimos al Irotama, y la verdad me encantaría quedarme viviendo allá, que calidad de personas y una gran variedad de servicios. Sebas no estuvo con recreacionista pero le encantó el parquecito con llisadero y columpios. La playa, que pensamos que iba a ser el super descubrimiento, la verdad creo que le pareció muy llena de tierra, jaja.

  • Lleva equipo de apoyo: Las dos vacaciones que hemos tenido las hemos vivido con familiares y amigos y esto es muy chevere, no solo porque estos te ayudan a hacer planes diferentes, como mi amiga a la que se le ocurrió llevar mascarillas a la finca, así que hicimos plan ”SPA” mientras Sebas jugaba con sus carritos. También por raticos, ellos juegan con el bebé y se vuelven un gran apoyo para que puedas ir a broncearte o mientras la abuela acompaña al bebé en su siesta, tú das un paseo por la playa y te tomas una cervecita o un coctel.
  • Aprovecha para liberar tu mente. Les cuento que la frase más sonada de mis pasadas vacaciones fue “quiero cargadito” y la verdad a pesar de que eso me cansaba mucho físicamente, a mi lo único que se me venía a la mente era:- tengo que aprovechar, cada día es más grande, independiente y estar cargando a tu hijo, solo por gusto, sentir su pielcita, que se acurruque en tu cuello, no tiene precio-. Definitivamente fue mi plan más espectacular de estas vacaciones.

Mi nuevo Descansar es: Comer con calma, salir sin destino alguno, dejarte llevar por tu bebé en su juego. Estas son cosas que trato de disfrutar cada vez que estoy con él pero que definitivamente me puedo saborear más cuando salimos a vacaciones.

En vacaciones, es muy rico salir de paseo, pero la verdad lo mejor de ellas es poder dedicarle más tiempo a esas cosas que te pierdes de tu bebé por estar trabajando o que simplemente por la rutina no logras vivir a plenitud en el día a día.

Vacaciones
No hay nada mejor que una buena amiga en el momento perfecto. Gracias Cata!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Amor y Mamar

Puerperio, Lactancia y Crianza

mamipali.wordpress.com/

Diario y desventuras de una Mami nueva Mexicana

Supermamas

Blog dedicado a todas las madres

A %d blogueros les gusta esto: