Lo divino de ser mamá

Es posible retomar tu vida después de tener un bebé

1 comentario

Si bien después de que tienes un hijo, tu vida jamás volverá a ser la misma de antes, lo que si es un hecho es que ese estado de shock, cansancio y túnel negro lleno de incertidumbre del comienzo, van pasando y  poco a poco comienzas a ver de nuevo la luz después de que tu hijo cumple dos años, ya que en esta etapa ya han pasado los exigentes días iniciales de lactancia materna,  ese tiempo en que el bebé depende de ti el 100% del tiempo y los ciclos cada vez se van regulando más, él bebé ya comparte con más personas y digamos que esa presión de estar siempre en el ojo del huracán va cediendo.

Cada una es diferente y así como conocí a la esposa de un amigo de mi esposo que a los 3 meses de tener a su bebé ya estaba de regreso con sus rutinas de ejercicio y asistiendo a eventos sociales, están las otras como yo, que la verdad he sido muy entregada a la maternidad y solo como después del año y medio de tener a Sebas, comencé a dejar algunos minutos del día para empezar a pensar en mi.  Antes de esa fecha leía blogs como este que decían dedícate tiempo a ti misma y me daban como rabia, sentía que de verdad, excepto por mi trabajo, nada me sacaba de la rutina que ya había adquirido con mi familia y no veía físicamente espacio para nada más.

Lo más teso de tener que trabajar es que siempre le estás debiendo tiempo a alguien, a tu hijo o a tu oficina y eso sin contar los otros mil compromisos como citas, eventos sociales y demás, a los que comienzas a llegar tarde y en donde recibes miradas implacables de desaprobación por no estar siempre tan dispuesta como antes de ser mamá.

Yo comencé con tres metas muy importantes para mi, la primera era mejorar mi alimentación, la segunda  comenzar a hacer deporte y la tercera volver a meditar de manera regular. Seguro estas metas para cada una pueden variar pero aquí les cuento como conseguí incluir nuevos hábitos en mi vida, que ahora son parte de mi rutina dentro de todo el caos normal de la vida.

Comencé con la alimentación, porque a pesar de estar alimentando, por el poco tiempo entre el trabajo, un negocio que tenía y el hogar, resultaba que yo me preocupaba por la comida de todo el mundo y yo comía cualquier cosa, incluidas sobras de bebé, mecato en el trabajo, en fin-, a la hora que fuera lo que pudiera y no invertía en tiempo para pensar que quería comer. Esto no solo era terrible para los hábitos que yo quería que Sebas adquiriera, sino que de verdad yo no me sentía con la mejor energía. Así que fui a Ekuo, un centro de estilo de vida que recomiendo a ojo cerrado, en donde aprendí a comer y entendí que si quería tener hábitos saludables de alimentación tenía que comenzar a planear mejor mi alimentación y así no he tenido que privarme de cosas ricas, y he aprendido a sacarle el gusto a cosas muy saludables como las verduras, que antes eran escasas en mi vida.

Qué como saqué el tiempo para planear comidas y llevar frutas a la oficina?  por un lado cuento con la señora que nos ayuda en la casa que es muy especial y cuando va me prepara las coquitas con todo, pero cuando ella no va y por las noches lo que hago es que comparto las actividades de la cocina con Sebas, es decir mientras yo corto las frutas o cocino algo rico, él juega a que está haciendo el jugo de frutas, exprime limones o mete cosas en coquitas plásticas que le encanta.

Con el deporte y la meditación me he demorado un poco más en tomar el hábito, pues estas actividades requieren dedicación exclusiva. Y por ejemplo si medito con Sebas, él se sienta a mi lado disque a meditar pero a los dos segundos ya está jugando encima de mi. Cómo quiero que él siga el ejemplo por las noches dejo que sea la rutina la que me sorprenda y cuando está Sebas, hago esa meditación tipo oración y le digo que agradezcamos por las cosas del día.Y dejo las mañanas para mí.

Como nunca he sido deportista, esto ha sido lo que más me ha costado, pues ni siquiera antes de tener a Sebas le sacaba el rato. Lo único que siempre he hecho es yoga, así que comencé por ahí. Tengo unas posiciones que son mis preferidas, por ejemplo las que forman “el saludo al sol” y las practico por la mañana y por la noche. Ya luego comencé a salir a trotar con mi perrita y me ha encantado, así que comencé a madrugar una hora más temprano y así tengo todo ese rato para mi. Pongo música que me gusta, salgo a trotar, luego me baño, después hago yoga y por último meditación. Es una rica forma de comenzar el día.

No ha sido fácil llegar a este momento, para eso he pasado por varias facetas y aquí les cuento algunas cosas que he tenido en cuenta para tomarme mis momentos sin culpa y a la vez recuperar parte de lo que me hace lo que soy:

  • Estos cambios los hice cuando de verdad lo sentí en el corazón.
  • Cuando me puse mis tres metas eran temas que yo de verdad quería hacer por mi y esto ha hecho que lo haga con más ganas que en otros momentos de mi vida.
  • Elegí tener actividades, sobre las que yo tengo control, es decir, tenía claro que no me quería meter a una clase de algo, porque no quería otra exigencia de horario de nada. Este es un compromiso solo conmigo misma y a nadie más le quiero dar cuentas de lo que hice o no hice.
  • Si algún día no sale como lo he planeado, no me estreso. He tenido días que me pongo toda la pinta deportiva y cuando voy a salir, Sebas se levanta, así que ni modo me quedo con él, pero eso si, no dejo que pase un día para retomar la actividad.
  • Me doy mucho ánimo con cada progreso que tengo, por bobo que sea. Me he vuelto mi propia fan, pues sé que no soy perfecta y ya entendí que yo tengo mi manera de hacer las cosas.
  • Además del tiempo para mi, comencé a tener detalles conmigo misma que reafirmaran mis gustos y necesidades, como por ejemplo comprarme un jabón especial para mis baños que siguen siendo de 10 minutos,  me hice un cambio de look o por ejemplo cuando cocino ya no solo lo hago pensando en ellos, sino también en lo que a mi me parece rico.

Comenzar con esto ha sido algo maravilloso, pues ya no soy la misma y esta nueva Lina me gusta más, cada día se le ocurren nuevas ideas, nuevas cosas que quisiera hacer y eso me encanta pues siento que al estar en contacto conmigo misma, llego a mi familia con más amor y alegría.

 

Anuncios

Autor: mamasdiva

Soy una mamá, amateur de yoga, amante de la moda y estoy en búsqueda de oportunidades de emprendimiento. Esta mezcla hace que mi vida sea emocionante y llena de sorpresas y aprendizajes que quiero compartir en este blog.

Un pensamiento en “Es posible retomar tu vida después de tener un bebé

  1. Hola mamasdiva, tengo una bebé lindisima de 16 meses y me siento totalmente identificada con está entrada, con el principio, con el túnel… porque yo la luz aún no la he visto y voy buscando experiencias como la tuya que reafirman el hecho que después de ser mama llega un día en que vuelves a tener tiempo para ti.
    Gracias x compartir tu historia, a mi me has dado un rayito de esperanza.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s