Lo divino de ser mamá

Adiós a la presión social en la maternidad

Deja un comentario

A pesar de que todos los días rezo, a pesar de que todos los días me digo frases de aliento; me da mal genio conmigo misma porque me sigue importando lo que dicen los demás y no es que me trasnoche pensando en eso, pero si lo siento cuando estoy fuera de mi casa con Sebas; ya sea haciendo una visita, en un parque o en algún evento social. Mi comportamiento no es el mismo. Lo confieso: mientras en mi casa dejo que mi hijo fluya y que haga muchas cosas que para todo el mundo no son correctas, como por ejemplo que juegue con la crema dental; cuando estoy por fuera me estresa que no sea juicioso, que no diga: gracias, que por favor, por favor “comparta”con los amigos . Me gustaría tener la personalidad para decir: mi hijo no comparte pues todavía no está en la edad de hacerlo, o no tener que dar una explicación, si simplemente le dio pena saludar o si no se rió con alguna carantoña que le hizo cualquier persona.

He tratado de analizar mi caso y  me he dado cuenta de que todo el tiempo estoy como en una balanza, en donde me evalúo, frente a mis actos con Sebastián en si fui acertada o no, si fue blanda o dura, si me hizo caso o no.

Ya me cansé de culpar a nuestra cultura de “metidos” y “sabelotodos”, con sus comentarios fuera de tono y que nos caen como baldado de agua fría, hoy quiero empoderarme y darme cuenta que más allá de sus comentarios, es mi dialogo mental el que me juega malas  pasadas, pues yo soy la que está interpretando un comentario, cómo algo descalificador para mi.

Me he dado cuenta, que son mis propias expectativas las que me noquean cuando no se cumplen o cuando yo he puesto en un pedestal los logros con Sebas  y la verdad es que nadie puede decir a ciencia cierta, gracias a qué, son esos logros, pues es una combinación de contexto, circunstancias, voluntad, fé y buena suerte.

Muchas veces me siento mamada de toda la teoría que he leído, de todas las creencias que he heredado y quisiera mandar todo a la porra para comenzar de cero. Y entonces lo hago: primero trato de buscar estar en paz y parar mi dialogo mental; para después pensar en esos temas clave que hoy no me tienen satisfecha y cómo creo, que los puedo mejorar desde la razón y el corazón; y después manos a la obra. Unas veces funcionan los cambios, otras veces no; unas veces soy consistente, en otras, por reaccionar rápido frente a ciertas situaciones simplemente olvido las “famosas reglas”.

Para lograr esa paz inicial y parar las frases negativas de mi cabeza, uso mucho una técnica que aquí les quiero compartir. Simplemente, repito en mi mente la siguiente frase: lo perdono, me perdono, gracias, lo dejo ir. Esta frase es basada en una técnica de perdón, que se llama Ho´oponopono. En otro post les contaré un poco de la historia de esta técnica, pero hoy para efectos prácticos, lo único que tienen que saber es que: deben repetir la frase cada vez que se les venga el pensamiento maluco o la “bola negra” en el corazón. La repiten muchas muchas veces. No tienen que creer, para que funcione. Sólo háganla para que sea su propia experiencia la que hable.

No creo que sea fácil llegar a un estado de no juzgar, pero creo que por lo menos he podido aportar más a mi tranquilidad y aprendizaje constante de cómo ser mejor mamá, siendo más amable y paciente conmigo misma y con los procesos de Sebastián.

Hoy me he dado cuenta que los comentarios que me dicen en la calle, no son algo que yo ya no me haya dicho, mi gran cambio hoy es que también sé que son temas que sanaré y reinventaré.

Sé que si sigo trabajando en esto juiciosa, cada vez me importará menos lo de afuera, pues me conoceré más a mi misma y tendré mayor confianza en lo que me doy a mi a y mi familia, sin importar la presión social en la maternidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Autor: mamasdiva

Soy una mamá, amateur de yoga, amante de la moda y estoy en búsqueda de oportunidades de emprendimiento. Esta mezcla hace que mi vida sea emocionante y llena de sorpresas y aprendizajes que quiero compartir en este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s