Lo divino de ser mamá


Deja un comentario

Quiero que mi hijo sea un “hombre de verdad”

Tengo varias amigas muy activas en el tema de la igualdad de género y con todos los casos e información que hablan sobre ese tema, he sentido dos cosas: la primera es que me he sensibilizado e incluso conscientizado más del machismo que me rodea e incluso de las ideas machistas que acepto en mi vida; y la segunda es que el tener un hijo hombre me invita a cuestionarme sobre mi responsabilidad y cómo inculcarle ideas de igualdad de género y respeto.

En medio de esta reflexión, comencé a notar que por haberme criado en un mundo lleno de niñas, nunca había sido consciente de los efectos negativos del machismo no sólo para las mujeres, sino también para los hombres…. y es que cuando mi esposo me comienza a decir que en el Colegio, los hombres se ponen apodos, se retan a hacer idioteces para probar su hombría y que constantemente están en competencia con otros, la verdad es que me provoca gritar y me viene el mismo sentimiento de tristeza, que he tenido en estos días viendo los videos, que ponen en redes sociales sobre estos temas en donde por lo general se habla es de la agresión a la mujer….

Por un momento me siento como en un camino sin salida, pues mi esposo me dice, que simplemente las cosas son así; pero después recapacito y pienso, que no, que me niego a aceptar las cosas así y que no voy a criar a mi hijo para que sea como “todos” los niños y me niego a creer que yo sea la única mamá que se esté cuestionando esto; y estoy segura que Sebas se encontrará un ambiente diferente al que le tocó a mi esposo en su época colegial.

Ya ese prototipo de “macho” está mandado a recoger y se alza ante nosotros una nueva redefinición de “hombre de verdad”, que debemos ayudar  a construir entre todos,  apoyando a los hombres para que puedan salir de esa presión y que puedan ser ellos mismos y de verdad vivir con libertad.

Es por esto que como madre de hombre Me Comprometo: a enseñarle que hay muchos más colores que el azul, rojo, gris o café; que sepa que está bien tener miedo cuando así lo sienta; y que no tema expresar sus sentimientos. Le enseñaré, que no necesita hacer nada raro para ser “un hombre de verdad”, que la competencia y hacer sentir menos a otros, no lo harán resaltar; que tiene que cuidarse y tratarse a él mismo y a todos los demás (hombres y mujeres) con amor y respeto; le enseñaré que un “hombre de verdad”, es el que él elija ser, siendo él mismo.

 

dia del padre

 

 

Anuncios