Lo divino de ser mamá


2 comentarios

Meditaciones en el baño, más tips para retomar tu vida después de la maternidad

Si bien, toda nuestra vida el baño ha sido el espacio, en donde reflexionamos, nos decimos como nos vemos, ensayamos discursos y nos ponemos lindas; durante la maternidad, este lugar, que nos conoce mejor que muchos ex novios (jajaja), se convierte en un santuario de los 5 segundos de paz que a veces logramos tener, así sea con alguien esperando al otro lado de la puerta, diciendo: “mami, yo te acompaño”.

Yo no he sido la excepción a esta regla y el baño ha sido un lugar que se me ha vuelto terapéutico, al punto de que ahora que Sebas ya tiene 4 años y tengo un poco más de tiempo para mi, sigo teniendo mis meditaciones de 15 minutos en el vestier del baño en las noches, pues en ese espacio, me siento acogida y  el silencio y la oscuridad me llenan de una profunda paz.

Durante estos 4 años de maternidad, a través de mis meditaciones en el baño, me han llegado unos  “mantras”, que son unas  frases que han sido fundamentales para lograr mi paz, para aceptarme como soy y para seguir avanzando con todos los cambios que se viven a diario en la vida y en la maternidad. Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

¿Tengo un hijo hiperegalado?

Desde que Sebas nació he estado debatiéndome entre mis pensamientos que me empujan a darle una vida no tan “llena de cosas materiales”, pero por muchos factores del entorno, he terminado por cumplir con muchas de las modas consumistas de la época: le compré las cosas cuando iba a nacer en Miami, le hemos hecho fiestas grandes en sus cumpleaños y tiene muchos muchos juguetes. Esto sin contar que es nieto único por las dos familias, así que todos quieren darle algún regalo en las fechas especiales.

Cuando Sebas nació peleaba con la influencia de su entorno occidental, que es en el que vivimos, con internet, tv y nuevos muñequitos que salen al mercado cada dos meses;  pero con el tiempo y la forma como mi hijo ha ido adaptándolos en su vida, me he dado cuenta que el problema, no son tanto las cosas materiales en sí; pues todos los papás sin Sigue leyendo