No quiero ser mejor mamá, sólo quiero ser yo misma

Llevo mucho tiempo con largas pausas sin escribir en el blog, porque sentía que quería escribir otra cosa, pero no sabía que era. No quiero escribir más sobre tips y consejos para hacer que el niño coma, no quiero volverme “recomendadora” de nada; simplemente porque de verdad quiero respetar la sabiduría de cada una de ustedes y porque, quiero seguir el consejo que siempre le doy a todas las mamás que conozco: y es que no sigan consejos, que sean ellas mismas.

Ser mamá, además de todas las cosas lindas que me ha traído al tener mi familia, me ha dado una oportunidad más profunda: el explorar ser yo misma. Pasar de ese estado de darme en todo a los demás, y comenzar a enfocarme en mi; no desde el exterior, sino desde mi interior.

Muchas veces en esa búsqueda a de ser “nosotras mismas” que nos vende el mundo, lo único que hacemos es ponernos en más tareas, más sacrificios, más autoexigencias y más expectativas que al final del día sólo nos dejan más frustradas y vacías.

Tomé la decisión de renunciar a tener que ser la que viaja, se alimenta saludable, lee, come en restaurantes ricos, hace ejercicio, medita, está linda, moderna, es ejecutiva, con muchas amigas, en fin tantas cosas que el medio nos dice que tenemos que hacer para ser disque “nosotras mismas” y realmente terminar cayendo en otra moda más.

Desde hoy este blog será un diario, en donde quiero compartir reflexiones que me llegan al alma y que me han ayudado a irme conociendo cada vez más, pero sigo reiterando; que el camino correcto será el que les dicte su corazón.

Crecer desde el interior, no quiere decir que no podamos disfrutar o hacer las cosas de afuera; lo único que cambia es la conciencia con la que las hacemos y la libertad de poder tenerlas o no, e igual, seguir sintiéndonos completas, con lo que somos.

Así que por esto dejé de desear ser mejor mamá, mejor mujer, mejor esposa, mejor amiga, mejor hija; y me embarque en la cruzada de quitar todas esas máscaras, para conocerme más a mi, conectarme con lo que soy realmente, amarme y así disfrutar de verdad la vida desde lo auténtico, y ahí si; dejarle a mi hijo una herencia de valores y comportamientos por convicción, por pasión y amor.

Anuncios

Entrada el colegio, un reto de confianza y libertad

Este post lo hice, porque pensé, que la entrada de Sebas al colegio, había sido algo sencillo, pero después de hablar con alguien sobre este proceso, me di cuenta de lo que ha significado en mi corazón: un proceso de duelo profundo.

El ingreso de Sebas a la guardería no había sido traumática, pues allí lo trataban como en una familia y yo lo podía llevar y recoger;  así que nos veíamos varias veces al día y todo el proceso era tranquilo y feliz. Yo pensaba, que a pesar de la diferencia entre la guardería y el colegio, este cambio se llevaría con facilidad; pero uno nunca sabe cuando es que van a salir las pruebas de la vida.

Tuvimos el proceso de inducción del colegio y todo se veía muy bien. Pero cuando Sebas llegó a la casa, en su primera semana; no llegó radiante, ni feliz, ni diciéndome que quería regresar; por el contrario, su actitud fue más bien de quedarse callado, y yo solo me imaginaba que era lo que pasaba… pues no lo veía súper feliz, pero igual, él iba todos los días, sin llorar o replicar. Sigue leyendo “Entrada el colegio, un reto de confianza y libertad”

Meditaciones en el baño, más tips para retomar tu vida después de la maternidad

Si bien, toda nuestra vida el baño ha sido el espacio, en donde reflexionamos, nos decimos como nos vemos, ensayamos discursos y nos ponemos lindas; durante la maternidad, este lugar, que nos conoce mejor que muchos ex novios (jajaja), se convierte en un santuario de los 5 segundos de paz que a veces logramos tener, así sea con alguien esperando al otro lado de la puerta, diciendo: “mami, yo te acompaño”.

Yo no he sido la excepción a esta regla y el baño ha sido un lugar que se me ha vuelto terapéutico, al punto de que ahora que Sebas ya tiene 4 años y tengo un poco más de tiempo para mi, sigo teniendo mis meditaciones de 15 minutos en el vestier del baño en las noches, pues en ese espacio, me siento acogida y  el silencio y la oscuridad me llenan de una profunda paz.

Durante estos 4 años de maternidad, a través de mis meditaciones en el baño, me han llegado unos  “mantras”, que son unas  frases que han sido fundamentales para lograr mi paz, para aceptarme como soy y para seguir avanzando con todos los cambios que se viven a diario en la vida y en la maternidad. Sigue leyendo “Meditaciones en el baño, más tips para retomar tu vida después de la maternidad”

¿Tengo un hijo hiperegalado?

Desde que Sebas nació he estado debatiéndome entre mis pensamientos que me empujan a darle una vida no tan “llena de cosas materiales”, pero por muchos factores del entorno, he terminado por cumplir con muchas de las modas consumistas de la época: le compré las cosas cuando iba a nacer en Miami, le hemos hecho fiestas grandes en sus cumpleaños y tiene muchos muchos juguetes. Esto sin contar que es nieto único por las dos familias, así que todos quieren darle algún regalo en las fechas especiales.

Cuando Sebas nació peleaba con la influencia de su entorno occidental, que es en el que vivimos, con internet, tv y nuevos muñequitos que salen al mercado cada dos meses;  pero con el tiempo y la forma como mi hijo ha ido adaptándolos en su vida, me he dado cuenta que el problema, no son tanto las cosas materiales en sí; pues todos los papás sin Sigue leyendo “¿Tengo un hijo hiperegalado?”

Quiero que mi hijo sea un “hombre de verdad”

Tengo varias amigas muy activas en el tema de la igualdad de género y con todos los casos e información que hablan sobre ese tema, he sentido do

 

s cosas: la primera es que me he sensibilizado e incluso conscientizado más del machismo que me rodea e incluso de las ideas machistas que acepto en mi vida; y la segunda es que el tener un hijo hombre me invita a cuestionarme sobre mi responsabilidad y cómo inculcarle ideas de igualdad de género y respeto.

En medio de esta reflexión, comencé a notar que por haberme criado en un mundo lleno de niñas, nunca había sido consciente de los efectos negativos del machismo no sólo para las mujeres, sino también para los hombres….

Sigue leyendo “Quiero que mi hijo sea un “hombre de verdad””

Cuando sabes que estás con el pediatra ideal para ti

Cuando quedé embarazada nunca me estresé por escoger pediatra, pues un gran amigo de mi esposo lo es; así que ese tema no estuvo en discusión cuando quedamos embarazados de Sebastián.

A pesar de esto, nada nos aseguraba en ese entonces que la relación, médico-paciente fuera a tener éxito; pero hoy después de casi 3 años, puedo decir, porque siento que estoy con el médico indicado para mí.

Les extrañará que les hable de mí y no de Sebas, pero la verdad que temas como, qué sientas que el médico es profesional y sabe lo que hace, es lo mínimo básico que sé que todas buscarán, pero si de verdad quieren tener un socio en la crianza de su hijo aquí les cuento temas que para mí han sido vitales: Sigue leyendo “Cuando sabes que estás con el pediatra ideal para ti”

Más autonomía para nuestros hijos, sacándole provecho al “Yo solo”

Desde que Sebas nació siempre me ha sorprendido el grado de independencia de su carácter. Sebas fue un bebé activo, que quería comerse el mundo con sus ojos, que siempre estaba auto-retándose para lograr moverse. Recuerdo cómo miraba a los niños correr en el parque y desde que pudo sentarse, buscó rápidamente podérse pegar de cuanta silla, pared o mueble encontraba. Para Sebas la gateada fue un breve peaje que pagó para lograr explorar y recorrer con toda la rapidez que le daban sus piernas. Y cuando pudo caminar o mejor “correr”, comenzó a ensayar la forma de brincar…. y bueno así comenzó su vida, viendo a niños más grandes hacer cosas que él quería hacer y luego intentar hacerlas con total determinación.

Yo pensaba que esto era algo muy de la personalidad de Sebas, pero esta semana en una conferencia con el pediatra Carlos González, entendí que esto es algo natural en todos los niños. Él les llama las “ventanas de oportunidad”, Sigue leyendo “Más autonomía para nuestros hijos, sacándole provecho al “Yo solo””

No quiero educar a mi hijo para que sea un “Messi”

Y no lo digo por Messi, a quien admiro por su carrera, sino porque no quiero educar a mi hijo inculcándole ser el súper, “re-contramejor”, de alguna cosa, no quiero educarlo para que crea que tiene que salvar el mundo él solo, no quiero educarlo para que sienta que si no cumple con la expectativa de otros entonces no sirve. 

Todos los días, la vida nos demuestra que eso de “crear modelos idílicos”, es la pérdida de tiempo más grande del mundo, pero nosotros, seguimos  insistiendo y si entonces antes era Falcao,  y el pobre se lesionó; ahí quedó James…. de verdad que no tenemos límite… parecemos borregos, como locos buscando algo que nos muestre esa figura de éxito que no existe en nuestras propias vidas. Sigue leyendo “No quiero educar a mi hijo para que sea un “Messi””

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: