Lo divino de ser mamá


1 comentario

Cuando sabes que estás con el pediatra ideal para ti

Cuando quedé embarazada nunca me estresé por escoger pediatra, pues un gran amigo de mi esposo lo es; así que ese tema no estuvo en discusión cuando quedamos embarazados de Sebastián.

A pesar de esto, nada nos aseguraba en ese entonces que la relación, médico-paciente fuera a tener éxito; pero hoy después de casi 3 años, puedo decir, porque siento que estoy con el médico indicado para mí.

Les extrañará que les hable de mí y no de Sebas, pero la verdad que temas como, qué sientas que el médico es profesional y sabe lo que hace, es lo mínimo básico que sé que todas buscarán, pero si de verdad quieren tener un socio en la crianza de su hijo aquí les cuento temas que para mí han sido vitales:

  1. Me siento Escuchada. Desde el comienzo él siempre ha sabido escucharme y toma en cuenta todo lo que le digo y como me siento para darme su direccionamiento. Para mí esto ha sido fundamental, pues a veces sin darme cuenta me siento que le conté un montón de cosas de mis frustraciones sobre como cuido a Sebas y él súper querido las escucha y usa esa información para darme la mejor recomendación.
  1. Respeta nuestra forma de vivir. Por ejemplo cuando Sebas cumplió 6 meses nos dijo: bueno creo que es hora que vayan sacando a Sebas de la cama pues cuando sea más grande tiende a ser un proceso más difícil; pues en la medida que tienen mayor consciencia, tienen más miedos. Juanca y yo lo miramos con cara de ternero degollado pues estábamos felices durmiendo los 3. Así que le dijimos que nosotros creíamos en el colecho. Él Simplemente nos miró y nos dijo: siempre y cuando los 3 sigan siendo felices, no hay problema. Sin juzgar.
  1. Tiene el mismo nivel de intensidad que yo. Esto me parece fundamental, pues yo tiendo a ser tranquila, entonces me gusta que mi doctor, no me llene de miedos o recomendaciones “por si de pronto” o de miedos por cosas que aún no han pasado. Esto se lo agradezco en el alma; pues siempre nos ha hablado con claridad, sin exagerar. Por ejemplo Sebas tuvo unas dificultades con el sistema urinario de bebé y él nos explicó que era un proceso que se demoraba años y que debíamos esperar a que Sebas tuviera dos años para ver si se había terminado de desarrollar el órgano que aún no funcionaba del todo bien. Durante esos dos años, no nos volvió a torturar con el tema, solo hasta que llegó la fecha indicada. En la cual recordó lo que habíamos definido y lo hicimos tal cual.
  1. Es práctico. Desde el primer paseo que tuve con Sebas me aconsejó como armar un botiquín con todo lo necesario para las molestias básicas de los niños con el cual me siento súper tranquila, no solo en los viajes, sino que me dio como un conocimiento básico de lo normal que puede tener el bebé como diarreas, cólicos, dolores de oído, irritación en los ojos, etc. Y como tratarlos de manera correcta. Cabe anotar que nunca me auto-diagnostico, pero digamos que ya cuento con la caja de herramientas básicas para seguir las instrucciones que él me da, cuando a Sebas le ha dado alguna de estas enfermedades.
  1. Encuentra las palabras adecuadas para enseñarme a dimensionar los dolores o enfermedades de Sebas. Siempre recuerdo sus sabias palabras: “A las 3 am, el dolor se percibe el triple”. Esta fue su primera indicación cuando comenzamos a vernos y la verdad, siempre con todo el respeto me ayuda a entender la gravedad de las cosas desde una visión objetiva, que me sirve para manejar mejor las situaciones, como cuando por ejemplo, con los cólicos del recién nacido me dijo: tienes que tener paciencia 3 meses. Con esta aclaración del tiempo que le duraría la situación,  yo estuve más confiada que era algo normal. Preciso a los 3 meses pasaron los cólicos.

Y por último pero no menos importante tiene una paciencia infinita, me ha explicado temas que las mamás por ansiosas volvemos a preguntar mil veces, en ocasiones  porque se nos olvida lo que dijo y en otras,  porque simplemente creemos que es algo diferente; pero él con toda la paciencia vuelve y me explica y me recomienda todo como si fuera la primera vez.

Tengo la fortuna de contar con el pediatra ideal, que, es el profesional  idóneo para la salud de mi bebé,  el mejor árbitro para resolución de diferencias en opiniones , un  cómplice seguro para aminorar dolores y sobre todo un gran apoyo cuando nos sentimos inseguros o con ansiedad por el bienestar de nuestro hijo.

 

 

Anuncios


1 comentario

Es posible retomar tu vida después de tener un bebé

Si bien después de que tienes un hijo, tu vida jamás volverá a ser la misma de antes, lo que si es un hecho es que ese estado de shock, cansancio y túnel negro lleno de incertidumbre del comienzo, van pasando y  poco a poco comienzas a ver de nuevo la luz después de que tu hijo cumple dos años, ya que en esta etapa ya han pasado los exigentes días iniciales de lactancia materna,  ese tiempo en que el bebé depende de ti el 100% del tiempo y los ciclos cada vez se van regulando más, él bebé ya comparte con más personas y digamos que esa presión de estar siempre en el ojo del huracán va cediendo.

Cada una es diferente y así como conocí a la esposa de un amigo de mi esposo que a los 3 meses de tener a su bebé ya estaba de regreso con sus rutinas de ejercicio y asistiendo a eventos sociales, están las otras como yo, que la verdad he sido muy entregada a la maternidad y solo como después del año y medio de tener a Sebas, comencé a dejar algunos minutos del día para empezar a pensar en mi.  Antes de esa fecha leía blogs como este que decían dedícate tiempo a ti misma y me daban como rabia, sentía que de verdad, excepto por mi trabajo, nada me sacaba de la rutina que ya había adquirido con mi familia y no veía físicamente espacio para nada más. Sigue leyendo


Deja un comentario

Tips para escoger el colegio de tu hijo

Cuando vas a escoger el Colegio de tu hijo hay dos tipos de papás, los que ya tienen casi decidido a cual colegio quieren que su hijo entre, por alguna característica en particular o simplemente es el que ya conocen y por eso van a la fija.

Y existimos los papás “evaluadores”, como Juanca y yo, que buscamos entre varias alternativas, que miramos varias ofertas, que indagamos y preguntamos a cuantos pudimos, en fin; los que hacen la tarea de la forma más larga.

Después de este largo camino recorrido y de haber encontrado ya nuestra opción de Colegio para Sebas, quiero compartir algunos aprendizajes, para los que apenas van a empezar y que se sientan identificados con el tipo de papás “evaluadores”, como nosotros:

  • No se dejen llevar por colegios que dicen que son buenos para todo. La verdad me dieron desconfianza porque nadie es bueno para todo y  todos los colegios tienen una esencia, así que yo me enfoqué en aquellos colegios a los que les vi muy clara su esencia o filosofía. Aunque muchos han evolucionado con el tiempo, si conoces su historia y filosofía y estás de acuerdo con estas, lo nuevo será valor agregado.
  • Si alguien les recomienda algún colegio que no tenían dentro de sus opciones pero les causa alguna inquietud, no se cierren y vayan a visitarlo. Yo comencé con opciones cerradas en mi mente, y tanto para la guardería de Sebas, como para el colegio; los que terminamos eligiendo, fueron los que me recomendaron durante el camino y no los inicialmente pensados. Así que la recomendación  de otros papás puede ser útil, pero solo como referenciación, ya que si necesitas argumentos racionales para tomar la decisión, se vuelven una fuente poco confiable, pues es muy raro escuchar a un papá que no esté feliz con el colegio en el que tiene metido a su hijo.
  • Hablar con egresados y profesores del colegio. No en todos pude hacerlo, pero usar esta herramienta me sirvió, para darme cuenta que muchos que pintan “palomitas en el aire”, y no son tan espectaculares al final. De todas maneras estos testimonios debes tomarlos con pinzas, porque no a todo el mundo le va igual. Yo por ejemplo les pedía que me dieran casos de cosas que sucedían en general en el colegio, para estar lo menos sesgada posible, sobre todo frente a las críticas. La opinión de los profesores es muy chevre porque te dicen en que están pensando sus directivas.
  • Pregunten que tipo de niños se adecua mejor a la metodología del colegio. Si bien nuestros niños están pequeños, esto les dará una idea del tipo de exigencia y vida escolar que tendrá su hijo. La verdad muy pocos colegios analizan el niño como parte del proceso de ingreso, con esto, me parece que se pierde algo fundamental para garantizar que tanto ellos como nosotros vayamos más a la fija.

Después de esta búsqueda pensaba, que en la vida he conocido gente espectacular, y que ha estudiado en colegios donde yo no quiero meter a Sebas, por lo tanto rectifiqué que gran parte de la influencia en la construcción de ese ser buen ser humano que quiero que sea mi hijo cuando sea grande, depende de nosotros.

Finalmente, lo mejor es tomárselo con calma, pues, más allá de esa ilusión que uno compra cuando ve el colegio y va a las reuniones, la última palabra la tendrá el  niño, quien será el que vaya todos los días y será quien nos diga que tan acertada fue nuestra decisión.

 


Deja un comentario

Razones para enamorarte de tu esposo cuando se convierte en papá

El papel del hombre en la paternidad, está en pleno vuelco, como lo mencionaba en mi post sobre “La revolución masculina”, y es por esta razón, que si bien ahora tenemos a un hombre más presente en el cuidado y el día a día del bebé, también tenemos más momentos de verdad para la pareja, en donde veremos confrontados diferentes puntos de vista, expectativas y formas de ser, con esencias desde las ópticas masculina y femenina.

Las mujeres tendemos mucho a creer que nuestra forma de hacer las cosas es la mejor y por esto, es  posible que hoy tengamos muchas más oportunidades en donde podamos tener diferencias con nuestros esposos, porque no hacen las cosas en el tiempo y la forma que esperamos, pero a la vez también son más, las oportunidades, para conocer otras facetas de ese hombre con el que vivimos y así tener nuevas razones para volvernos  a enamorar. Sigue leyendo


Deja un comentario

Lo que he aprendido de los hombres al tener un hijo

 

Por alguna razón extraña del destino, mi vida en general había estado rodeada de más mujeres que hombres, pues en mi familia tenía más primas, sólo tenía muy pocos tíos y la relación con mis abuelos hombres fue muy poco cercana; por otro lado estudié en un colegio de niñas y en mercadeo es normal trabajar con más mujeres que hombres.

Así, que a parte de lo que he conocido con mis parejas, tengo la estructura educacional de la típica princesita, a la que le gustaron las Barbies y en general temas muy femeninos toda su vida; y con muy poco contacto con los deportes, las construcciones, el humor burdo y demás temas masculinos.

Cuando me dijeron que iba a tener un hijo hombre, en la familia todo el mundo estaba feliz, porque era un respiro en medio de tanta mujer y yo sentí que sería la mejor aventura de mi vida, pues sería disfrutar la vida desde otro punto de vista y por otro lado pensaba: al fin entenderé “el porqué” de tantos comportamientos de los hombres. Sigue leyendo


5 comentarios

Carta a mi hijo sobre la felicidad

 

Cuando Sebas nació, su papá le abrió una cuenta de email y yo de vez en cuando le escribo a ese email cositas sobre cómo es él hoy, porque quiero que tenga ese recuerdo fresquito y no olvide su esencia, cuando ya esté grande. Así que le mando mails, donde por ejemplo le cuento, cuando dijo su primera palabra, cuáles son los juegos que más le gustan y cómo nos sentimos de felices de ser sus papás, siempre. Espero que cuando sea adolescente no los borre, jajaja.

Desde que soy mamá, nunca me he dado la licencia para estar “incapacitada” las veces que he tenido resfríos, pero ahora que debo hacerme una cirugía, es una situación diferente, pues de verdad debo hacer un alto en el camino para pensar en mí. Pero les confieso que lo primero en lo que pensé fue en Sebas y que lo no iba a poder cargar mientras estaba en recuperación. Y en fin… como típica mujer me puse a pensar y si sólo le pudiera resumir todo lo que le quiero decir para la vida en un email. cuál sería?? y esto es lo que le diría: Sigue leyendo


Deja un comentario

Vacaciones con bebé y descansar es posible

 

Cuando tienes un bebé,  toda tu vida se reinventa, incluso las vacaciones no se libran de esto. Ahora  la palabra “descanso”, toma un nuevo significado.

Antes de ser mamá, descanso era salir a explorar un nuevo lugar, aprovechar el tiempo para hacer lo que más te gusta, buscar destinos emocionantes o ya en el otro extremo pasarte toda una tarde viendo películas, saliendo con amigas y conociendo nuevos lugares de la ciudad.

Cuando eres mamá, descanso significa poder tener un tiempito extra de tranquilidad, de pronto algún tiempo más de sueño y si estás muy de buenas poder comer algo rico con calma. Incluso no tener la presión del cumplimiento de horarios, ya es todo un logro pues no tienes que estar acosando a todo el mundo ni haciendo cronogramas mentales de todas las actividades que tienes que hacer antes de salir todos los días.

Partiendo del hecho que “cuidar a tu bebé las24 horas del día”, es algo de lo que no podrás salir a vacaciones…. en palabras textuales e irónicas  de mi mamá, más o menos hasta que Sigue leyendo


Deja un comentario

3 ideas de regalos para tu hijo en Navidad

Estoy feliz esta Navidad, porque Sebas ya comenzó a identificar, que es una época diferente y está feliz con papá Noel, el pesebre y con las luces de colores; y esto, no implica que a sus 2 años, él esté esperando si quiera algún regalo del Niño Jesús o Papá Noel. Sigue leyendo


2 comentarios

Cuando “Mandar todo a la Porra”

 

En estos días leía de una enfermedad que nos está atacando principalmente a mujeres y mamás, que se llama cansancio crónico, que se debe principalmente porque queremos ser Súper mujeres haciendo todo al tiempo y con una alta exigencia de nuestra parte. En el artículo decía que el ser tan duras con nosotras mismas afecta nuestra salud mental ya que sin importar que tanto hagamos siempre nos estamos diciendo que no es suficiente y esto genera depresión. Sigue leyendo