Lo divino de ser mamá


Deja un comentario

¿Tengo un hijo hiperegalado?

Desde que Sebas nació he estado debatiéndome entre mis pensamientos que me empujan a darle una vida no tan “llena de cosas materiales”, pero por muchos factores del entorno, he terminado por cumplir con muchas de las modas consumistas de la época: le compré las cosas cuando iba a nacer en Miami, le hemos hecho fiestas grandes en sus cumpleaños y tiene muchos muchos juguetes. Esto sin contar que es nieto único por las dos familias, así que todos quieren darle algún regalo en las fechas especiales.

Cuando Sebas nació peleaba con la influencia de su entorno occidental, que es en el que vivimos, con internet, tv y nuevos muñequitos que salen al mercado cada dos meses;  pero con el tiempo y la forma como mi hijo ha ido adaptándolos en su vida, me he dado cuenta que el problema, no son tanto las cosas materiales en sí; pues todos los papás sin Sigue leyendo

Anuncios


Deja un comentario

Lo que he aprendido de los hombres al tener un hijo

 

Por alguna razón extraña del destino, mi vida en general había estado rodeada de más mujeres que hombres, pues en mi familia tenía más primas, sólo tenía muy pocos tíos y la relación con mis abuelos hombres fue muy poco cercana; por otro lado estudié en un colegio de niñas y en mercadeo es normal trabajar con más mujeres que hombres.

Así, que a parte de lo que he conocido con mis parejas, tengo la estructura educacional de la típica princesita, a la que le gustaron las Barbies y en general temas muy femeninos toda su vida; y con muy poco contacto con los deportes, las construcciones, el humor burdo y demás temas masculinos.

Cuando me dijeron que iba a tener un hijo hombre, en la familia todo el mundo estaba feliz, porque era un respiro en medio de tanta mujer y yo sentí que sería la mejor aventura de mi vida, pues sería disfrutar la vida desde otro punto de vista y por otro lado pensaba: al fin entenderé “el porqué” de tantos comportamientos de los hombres. Sigue leyendo